CHALECOS

Desde chalecos de vestir hasta chalecos de punto, uno para cada ocasión

Los chalecos para mujer han ganado el estatus de imprescindibles en cualquier armario, y no es de sorprender. El diseño de esta prenda es tan versátil que puede referirse a una pieza de abrigo, como los chalecos acolchados, algo que suma un toque estiloso a un look casual de manera fácil, como un chaleco cropped o incluso una prenda que culmina un estilismo formal y lo rinde impecable, como los chalecos de vestir. Los chalecos de punto han recibido mucha atención gracias al revival de las últimas décadas del siglo XX. Para un outfit casual sin complicaciones, con toques nostálgicos y en sintonía con las tendencias actuales, basta con añadir unos mom jeans, unas sneakers blancas y un chaleco de este tejido. Si la prenda presenta estampados o bordados, se potenciará el efecto retro de los 80. Los chalecos largos, junto a una minifalda de tiro bajo y una camiseta de tirantes, emana una clara inspiración en los 2000. Para un fondo de armario infalible, la clave está en volver a los básicos. Las prendas lisas y en tonos neutros sirven de gran ayuda en este caso. Los chalecos blancos, gracias a su tono, poseen una estética aséptica que complementa a la perfección a multitud de otros colores y enfatiza su belleza. Una opción muy versátil y que resulta tremendamente cosmopolita es el chaleco beige de Zara. El beige es un tono tierra sofisticado que encaja en todo tipo de outfits, ya sean más llamativos y coloridos, en los que crea un efecto cohesionado, como en total looks en los que se genera un estilismo de diez sin fisuras. En el extremo cromático, el negro es siempre sinónimo de elegancia, por lo que un chaleco negro elevará los estilismos casuales y culminará los más formales. Una de las propuestas más potentes y que enriquece cualquier look es el chaleco efecto piel de Zara, el cual tiene el potencial de convertirse en elemento principal de un outfit casual. Para añadir un sutil giro a un look formal, un chaleco de piel o un chaleco de cuero para mujer será totalmente apto si se combina con zapatos de tacón y accesorios a la altura de la situación. Otra opción para crear un vestuario sólido es decantarse por un chaleco reversible, cuya ventaja es encerrar dos prendas en una, y con ello garantizar el doble de posibilidades de combinación. El clima frío también merece su selección de chalecos que sitúen los looks cálidos en el centro de la tendencia. Los chalecos acolchados de Zara, así como el chaleco de plumas para mujer, se encuentran entre los modelos favoritos para afrontar el mal tiempo con prendas infalibles. En caso de requerir una dosis extra de estilo, los chalecos de pelo para mujer de Zara resultan ideales para crear looks de inspiración invernal, mientras que el chaleco con cinturón se ajusta a la silueta y crea un efecto visual muy equilibrado y favorecedor.